Vivís a tu propio ritmo,
tu rutina cambia todos los días.
Te movés de un lado a otro
y para vos no es un problema.
Vivir afuera también es vivir.
No vivas pensando si estás lejos,
si falta mucho para volver
o calculando cuánto tiempo
vas a estar, sino cómo vas a estar.
Después de todo, afuera siempre
vas a tener 114 hectáreas
de vistas para disfrutar.

Viví en más
de un lugar.

Viví Haus 115
antes de vivirlo.

Queremos que des una vuelta por ese
departamento que va a ser parte de tu vida,
que recorras cada metro y centímetro de un lugar que siempre imaginaste.